miércoles, mayo 5

Morir matando


Autor: Abelardo Rodríguez

Contexto: Revolución Mexicana

Año: 2003

Francisco Noriega es el hijo mayor de un comerciante y arriero de Los Altos de Sonora, muy cerca de la frontera con los Estados Unidos. Como hijo de arriero, el padre le enseña todo lo que hay que saber sobre rutas, caminos ocultos, rastreo, caza y espionaje. La guerra contra los apaches ha tocado su fin, pero no es la única que sufrirá la nación mexicana. "El Viejo" Noriega está cansado de andar por los montes y decide poner fin a las andanzas de mercenario que realiza año tras año bajo las órdenes del Coronel Joaquín Terrazas, con el cual participó en la captura del jefe indio Gerónimo, y aún antes que éste, a la lucha contra Mangas Coloradas y Cochise. Pero ya no más. Su familia lo necesita, tiene hijos que apenas conoce y a la mayoría de ellos ni siquiera los ha visto crecer. Pero ya retirado, un día, "El Viejo" decide ya no trabajar más. Cuando el sol despunta, él ya se encontraba ante las barbas del Altísimo rindiéndole cuentas, sin más preocupación que su propia salvación.

Así comienza el largo peregrinaje de Pancho Noriega "El Cazador", un personaje que representa al mexicano promedio del norte del país en la época del Porfiriato. De profesión arriero y comerciante, como su padre, se verá inmerso en la agitada vida política de México, arrastrado por los vientos de cambio que traerá el nuevo siglo, con sus revoluciones laborales, sus nuevas doctrinas del pensamiento y un mundo cada vez más pequeño para la especie humana. Será testigo de la extinción de pueblos enteros y de la saña con que el gobierno mexicano somete a los disidentes; del crecimiento acelerado de los pueblos rurales y su conversión en ciudades industriosas; de la creación de clubes liberales, de fiestas suntuosas en casas de conservadores, de la caída de personajes prominentes de la política mexicana y de la evolución del sistema tecnócrata en una pronunciada empatía con las clases sometidas; y también será protagonista de la Revolución Mexicana y sus luchas armadas.

«Morir matando» nos narra una aventura épica en la que los personajes son los mismos protagonistas de la historia, unos mundialmente conocidos y otros que forman parte de la historia regional de Chihuahua, Sonora, Baja California y Sinaloa, que encierra conflictos que asolaron al país durante cientos de años y que plasma realidades tan crudas que es imposible dejar de conmoverse ante la inclemencia de la vida misma en los territorios más hostiles del país. Por sus páginas circulan las locomotoras del expreso de Arizpe, se graban las célebres letras de protesta de los miembros del Club Ponciano Arriaga, cabalgan los jinetes de la División del Norte y resuenan las ametralladoras y baterías del Séptimo Regimiento de Artilleros del Ejército Constitucionalista. Desde la batalla contra los apaches en Río de Los Aros hasta la Batalla de Celaya, Pancho Noriega nos narra cómo los mexicanos se ganaban la vida o la muerte con la fuerza de las armas.

Comentarios

El Licenciado Abelardo Rodríguez contó, durante la publicación de su obra, que su abuela, un día, le encargó que escribiera alguna historia sobre su abuelo, quien llevaba el mismo nombre y que participó en la lucha armada de 1910 en las filas constitucionalistas. Muchos años después, Abelardo Rodríguez escribe «Morir Matando», una ambiciosa novela histórica muy bien argumentada y excelentemente documentada. La obra fue financiada por Strategos Consultores, firma que respalda al autor, y editada por la Universidad de Sonora, en cuyas instalaciones se presentó el libro ante los estudiantes de Ciencias de la Comunicación y Mercadotecnia. Muchos puntos positivos tengo a favor de esta obra que me entretuvo bastante y me ayudó a informarme sobre particularidades de la historia regional de Sonora y Sinaloa. Si bien, la petición al autor había sido la de una obra biográfica, terminó escribiendo una especie de novela histórica en la que, a pesar de ser un género que muchas veces sólo roza la historia y plasma mucha ficción, las escenas, el ambiente, las relaciones sociales y políticas y los personajes están perfectamente documentados -y por instantes la obra llega a cansar por estar demasiado detallados.

La única crítica que puedo hacer a la obra de Abelardo Rodríguez es de tipo constructiva, y es que, al no ser escritor, comete errores típicos de inexpertos, como son el sumergir al lector en una marejada interminable de fechas, nombres y títulos, cambiando a veces de Ing. a Gral., mencionando fechas exactas de boca de los personajes y utilizando abreviaciones en los diálogos, haciendo que los personajes se tornaran menos naturales. Asímismo, relata situaciones inverosímiles o exageradas y comportamientos de los personajes que los hacen parecer más artificiales. También está ligeramente sezgado, aunque tratándose de novela mexicana, me atrevo a decir que el sezgo que maneja es insignificante en comparación con otras obras que han sido vanagloriadas por la crítica del país. En general, una obra que se disfruta, que se lee rápidamente y que, además, es bastante informativa, y con un estilo modesto y sincero que no pretende presumir, sino entregar la información al lector y que éste juzgue la mejor manera de procesarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario